La lactancia materna y mis dos amores

4:00 a.m.



"He comprobado que nada me acercó más a mi naturaleza que amamantar a mis hijos. En lo profundo de la noche, aun con el cansancio agotador que implica, ver a mi bebé pequeña reptar hasta mi pecho, entre sueños succionarlo, sonreír y volver a dormirse, me recuerda lo que somos...simples mamíferos con sus crías hambrientas de contacto, calor, y amor. Al menos en ese instante...que puede sentirse un siglo..."
Lic. Paula Napolitano


Me parece oportuno comenzar esta publicación con este pensamiento que describe exactamente como me siento en estos momentos. Mis hijos trajeron luz a mi vida, el mayor me trajo el sol, ese que me calienta y me levanta cada mañana con ganas de seguir y ser.  La mas chica, la luna, esa que me arrulla cada noche y alumbra mi camino en la oscuridad. Han sido dos experiencias distintas, la primera difícil y llena de tropiezos, la segunda, llena de conocimientos para lograr mi meta. A que me refiero, pues mi sol nació con complicaciones de salud, por tal razón necesito estar en NICU(sala de cuidado intensivo), por un tiempo. Tuve que ir con una especialista en lactancia para  alquilar una maquina apropiada para extraerme la leche, y así llevarla al hospital para que se la ofrecieran a mi hijo cuando este ya pudiera ser alimentado. Era un proceso duro, pues lloraba por no tener a mi hijo conmigo, y  por no saber si algún día lo tendría. Me la sacaba cada dos horas, la embazaba y luego la llevaba en una neverita al hospital. En ocasiones sospechaba que no le daban la mía, pero yo la seguía llevando. Después de unas semanas largas, me lo llevo a mi hogar, lista a dar la pelea pues mi meta era pegármelo, aunque pensaba que estaba en las de perder pues en el hospital le habían dado formula y con biberón. Pero el mismo dia que llegamos lo logre. La asimilaba perfectamente, aunque chupaba poco y lento debido a su condición cardiaca. No estaba ganando mucho peso así que tuve que volver a la Dra. Padilla y buscar otras opciones, así que comencé a utilizar un sistema de alimentación suplementaria. Con eso logre que ganara peso para poder realizar su primera operación. Entre una operación y otra, yo seguía lactándolo y tratando de que solo tomara mi leche, pero fue difícil. El entraba a los hospitales seguido y mi producción cada vez era menos. Súmale el factor de tristeza, dolor, desconocimiento y no entender el porque estaba pasando por todo eso… eran gotas. Aun así, mi leche lo ayudaba a evacuar bien y a que sus intestinos se movieran.  Llegue hasta los ocho meses, ahí fue su operación de corazón abierto y no pude mas. Se complico su condición y mi estado de animo era un desastre. Lo que hace el desconocimiento. Luego de eso tuve que probar muchas leches, hasta llegar a una que asimilaba mejor. Muchas veces pienso que quizás si hubiera podido darle mas de mi leche, sus intestinos no se hubieran dañado por completo, o quizás se hubiera atrasado mas la operación. Yo pensé que había sanado, pero al escribir esta publicación, me doy cuenta que aun  son cosas que me duelen y me trabajan. Ser mama de un niño con una condición crónica de salud, es difícil, pero se aprende y se crece durante el proceso. 

#misol #somosguerreros

La vida me volvió a dar una nueva oportunidad, hace ya casi cuatro meses soy por segunda vez mama a los 40 de, mi luna de abril. Esta vez me oriente mejor, pues ya uno tiene mas conocimiento de la importancia de la leche materna a través de los sobrinos, amigos y conocidos. Fui a mis clases, leí el libro de la doctora y me uní al grupo de apoyo. Es tan cierto cuando dicen que “El conocimiento es poder”, pues tienes la capacidad de defender tu postura, de creer en tu cuerpo y esa capacidad innata que tiene de alimentar a tu bebe de forma única y espectacular. El camino a sido diferente, pues tuve la bendición de que mi luna de abril naciera sin ninguna complicación. La pegue tan pronto salió, por una hora, ahí conmigo y mi calor. Mi luna de abril tiene una buena succión y  le ofrezco a demanda, sin horarios. Todavía no le he ofrecido botella, pues mi trabajo me permite estar con ella, aunque si estoy haciendo mi reserva, por si algún día la necesito. Confió en mi cuerpo, y cuando dudo…respiro y vuelvo a confiar en el. Hasta donde Luna desee llegar, hasta ahí llegare yo.


#milunadeabril #mamaalos40



Sin duda dos experiencias muy distintas, pero cada una enriquecedora a su modo muy único. No quiero que piensen que estoy comparando a mis hijos, solo comparo mis experiencias, esas que cada mama vive de diferentes formas y que suelen ser tan especiales que no se pueden olvidar. El conocimiento me a dado las armas necesarias para ver en que falle y así no repetirlo. La madurez y la experiencia me han dado el orgullo de ser una madre lactante en todo momento y en cualquier lugar, sin tabúes y amando mi cuerpo y el proceso. Uso un paño para taparme un poco, pero si por casualidad mi hija se mueve y se me sale algo, no me abochorno ni me pongo histérica. Es mi momento de dar amor y vida, y nadie debe juzgarme por eso.  Estoy sanando heridas, esas que llevamos en el alma y que están escondidas. En esta semana donde se celebra a la madre lactante, me celebro a mi, y todas aquellas que lo intentaron y por alguna razón no pudieron continuar. A las que siguen lactado, pues no es fácil, pero vale la pena. En fin, celebro a cada una de las madres que lean esto, pues el simple echo de ser madres, ya eso es grande. De las experiencias se aprende y eso lo puedo asegurar.  Mi sol y mi luna... sin duda alguna son, mi eclipse perfecto.  


#mieclipseperfecto






 Las fotos de esta publicación son propiedad de Mou Design, no podrán ser copiadas
 ni podrán ser usadas sin autorización.






You Might Also Like

18 comentarios

Popular Posts

Facebook Fan Page

Follow by Email

Subscribe